Cómo diseñar la portada de tu libro

 

La cubierta es la carta de presentación de tu libro. Es por eso que es importante tener algunas nociones de diseño editorial. A continuación te proponemos unas pequeñas recomendaciones a tener en cuenta.

Antes que nada visita una librería o biblioteca y mira diferentes ejemplos que te sirvan de referencia para realizar tu portada profesional.

El diseño de la cubierta engloba tres elementos principales: la portada, la contraportada y el lomo. También pueden haber las solapas o la faja publicitaria.

Cants al Pare Portada

Ejemplo de portada, contraportada y lomo del libro “Cants al pare” creado por Edita3.

La portada: Es una parte esencial. Está formada por diferentes elementos que la completan cómo son: el título de la obra, el nombre del autor y el nombre y/o logotipo de la editorial. A menudo también podemos incluir el título de la colección, el número del volumen, el nombre de los editores o traductores, etc.

Normalmente las portadas suelen ir acompañadas de alguna imagen, ilustración o composición tipográfica para hacer más atractivo el libro. Es recomendable utilizar una sola familia tipográfica o como mucho dos (combinando por ejemplo una de palo seco con una con serif (podéis consultar la diferencia entre familias tipográficas al tabla anterior), así nos aseguramos que son diferentes y pueden complementarse.

Podemos utilizar recursos como la negrita, la cursiva o ultra-condensada. Esto nos ayudará a crear ritmo y jerarquía a la composición.

A la hora de aplicar color a la tipografía; hay que tener en cuenta la legibilitat y no utilizar colores claros sobre fondo demasiado claro o colores oscuros sobre fondo negro por ejemplo. En estos casos es mejor buscar el máximo contraste.

 

El Lomo: Es una parte muy importante Y que a menudo no le dedicamos suficiente atención. Cuando los libros están en la estanteria, el lomo es el único que podemos ver, es una pequeña portada. Hace falta que sea sobre, atrayendo y legible, fácil de encontrar cuando el lector busca aquel título concreto. Normalmente aparece el título del libro, el autor Y el logotipo de la editorial. El grueso del lomo depende de dos factores: el número de páginas y el gramaje del papel que hemos utilizado. Hay que tener en cuenta la orientación del texto al lomo. Una de las razones que recomiendan hacerlo de arriba abajo es que al colocar un libro sobre una mesa, el texto del lomo está en la posición adecuada y se puede leer fácilmente.

 

La contraportada: Este espacio se acostumbra a utilizar para dar a conocer información del libro.

ISBN con el código de barras, el argumento del libro, la imagen del autor (también se acostumbra a situar a la primera solapa del libro), los posibles logotipos de patrocinadores.